HAITI: Siguen protestas; la comunidad internacional llama al diálogo inmediato 0 44

Haití vivió este domingo su cuarta jornada consecutiva de protestas violentas contra el Gobierno del presidente Jovenel Moise, mientras que la comunidad internacional hizo un llamado al diálogo.

En un comunicado, el Core Group, integrado por el representante especial adjunto del Secretario General de las Naciones Unidas, los embajadores de Alemania, Brasil, Canadá, España, EE.UU., Francia, la Unión Europea y el representante especial de la OEA, llamó a los actores políticos a un diálogo para buscar una solución a la crisis política y económica en la que está inmersa este país.

Asimismo, el Core Group rechazó los actos de violencia durante las manifestaciones y lamentó la pérdida de vida humanas.

En la protesta de hoy, los manifestantes han bloqueado carreteras, quemado vehículos y atacado negocios, especialmente en la capital del país.

Las manifestaciones se han desarrollado en Gonaives, Cabo Haitiano, Los Cayos, Jacmel, así como en Puerto Príncipe, en las zonas de Delmas, Petionville, Carrefour, y el centro de la ciudad, donde los asistentes atacaron, entre otros establecimientos, una sucursal bancaria y una estación de combustible.

Dos personas murieron en las protestas de ayer en Puerto Príncipe y Gonaives, según informó la Policía, víctimas que se suman a las cinco registradas entre el jueves y el viernes.

Durante la movilización en Puerto Príncipe uno de los manifestantes, Jean Baptiste Carol, dijo en declaraciones a Efe que “hoy estamos en la calles para una revolución. Jovenel, su gobierno y sus amigos en el sector privado tienen que irse” y denunció que el pueblo está “en la miseria”.

Asimismo, aseguró que la gente seguirá protestando en las calles hasta que haya un cambio, “vamos a continuar así hasta que dimita Jovenel y el primer ministro”, Jean Henry Ceant.

El economista Eddy Labossière afirmó en declaraciones a Efe que “el Gobierno haitiano invierte en sí mismo el presupuesto” y denunció que “no hay un plan de inversión para ayudar a los más vulnerables.”

“Es imposible lograr un desarrollo con un presupuesto que solo se destina a la función de gobierno” y calificó de grave que el Ejecutivo “decrete el estado de emergencia después de gastar tanto dinero en programas que no sirven para nada”.

Las protestas comenzaron el jueves pasado con multitudinarias manifestaciones en Puerto Príncipe y otros puntos del país, en rechazo al Gobierno de Moise, quien cumplió dos años en el cargo, en medio de una acuciante crisis política y económica.

Las manifestaciones se producen después de que el martes el Gobierno declaró una urgencia económica, que implica reducir el costo de los bienes de primera necesidad, incrementar el acceso al crédito de las pequeñas empresas, para intentar paliar la crisis.

Las manifestantes también exigen justicia en las supuestas irregularidades en el programa Petrocaribe, a través del cual Venezuela suministra petróleo a este país a precios blandos.

Una auditoría presentada la semana pasada por el Tribunal de Cuentas reveló irregularidades entre 2008 y 2016 en este programa, e involucró a 15 exministros y actuales funcionarios están involucrados en este caso, así como una empresa que dirigía el presidente Moise.

La situación de Haití se agravó este año por una fuerte depreciación del gourde y por la crisis de electricidad derivada de la escasez de gasolina, y el país tampoco ha logrado aprobar su presupuesto para este año, de 1.650 millones de dólares, el cual fue rechazado el pasado mes por la Cámara de Diputados tras argumentar que ese no satisface a la cámara.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Donald Trump recauda US$30 millones para su campaña reeleccionista 0 18

La campaña de reelección del presidente Donald Trump dice que recaudó más de $30 millones en el primer trimestre de 2019, superando a sus dos principales rivales demócratas combinados, según cifras aportadas por medios periodísticos.

El monto aumenta el dinero en efectivo de la campaña a $40.8 millones, una cifra sin precedentes para un presidente en funciones y tan temprano en una campaña.

La campaña de Trump dijo que casi el 99% de sus donaciones fueron de $200 o menos, con una donación promedio de $34.26.

La capacidad de recaudación de fondos de Trump fue igualada por el Comité Nacional Republicano, que recaudó $ 45.8 millones en el primer trimestre, su mejor total en un año no electoral. Combinado, el esfuerzo pro-Trump está reportando $82 millones en el banco, con $40.8 millones que pertenecen solo a la campaña.

Trump lanzó formalmente su esfuerzo de reelección unas horas después de asumir el cargo en 2017, antes que cualquier otro presidente en años anteriores. En contraste, el expresidente Barack Obama lanzó su esfuerzo de 2012 en abril de 2011 y tenía menos de $2 millones en ese momento de la campaña.

Obama llegó a recaudar más de $720 millones para su reelección. El equipo de reelección de Trump ha establecido una meta de $1,000 millones para 2020.

Posición ¨mucho mas fuerte

El gerente de la campaña de Trump, Brad Parscale, dijo en un comunicado que Trump “se encuentra en una posición mucho más fuerte en este momento que cualquier otro presidente anterior que se postula para la reelección, y solo continúa ganando impulso”.

Entre los demócratas, los dólares se dividen entre más de una docena de candidatos, mientras que el Comité Nacional Demócrata sigue endeudado y ha sufrido una fuerte revalorización por parte del RNC en los últimos meses.

Bernie Sanders encabezó el campo demócrata en el primer trimestre, recaudando un poco más de $18 millones en 41 días, seguido por Kamala Harris con $12 millones en 70 días y Beto O’Rourke con $9.4 millones en 18 días.

Los republicanos han seguido a los demócratas en la recaudación de fondos en línea desde que el medio fue inventado hace aproximadamente dos décadas. Pero Trump ha cerrado la brecha, impulsando a los pequeños donantes que hacen donaciones recurrentes al Partido Republicano como nunca antes se había visto.

Cómo Wikileaks transformó el periodismo 0 25

Wikileaks y su fundador Julian Assange transformaron el trabajo periodístico, introduciendo la figura del denunciante (“whistleblower”), encargado de analizar y revelar montañas de datos comprometedores.

El principio de la ONG, fundada en 2006 por el australiano Julian Assange, es simple: ofrecer el acceso libre de documentos clave en línea, sin identificar la fuente.

Esta actividad permitió por ejemplo a Wikileaks revelar escándalos como abusos del ejército estadounidense en Irak o prácticas dudosas sobre la diplomacia de Washington.

Desde entonces, proliferaron en el mundo las plataformas que protegen a los denunciantes, sin equivaler en envergadura a Wikileaks. Y pocos son los grandes medios que no tienen una dirección donde una persona anónima puede depositar documentos reveladores.

Estas revelaciones masivas, conformes a la exigencia de transparencia total de Assange, que se presenta como periodista, plantean no obstante serias cuestiones de índole ético y práctico para la profesión.

Periodistas de todo el mundo debatían el jueves cómo juzgar el arresto en Londres, después de 2.487 días encerrado en la embajada de Ecuador, del fundador de Wikileaks, pirata durante su juventud, militante de la libertad de información.

Estados Unidos solicita la extradición de Assange al acusarle de haber ayudado a Bradley Manning – quien posteriormente cambió de sexo para convertirse en Chelsea Manning – a obtener una contraseña con la que acceder a miles de documentos confidenciales del Departamento de Defensa: un reproche que podría hacerse a muchos periodistas de investigación.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) pidió a Gran Bretaña no extraditar a Assange a Estados Unidos por acusaciones que “tienden a sancionar sus actividades relacionadas con el periodismo”.

Para el denunciante estadounidense Edward Snowden, exiliado en Rusia, “el arresto de este editor de material periodístico – guste él o no – acabará en los libros de historia”.

– ¿Fuentes en peligro? –
Wikileaks “cambió el periodismo”, afirma a la AFP Stefania Maurizi, del diario italiano La Repubblica, que trabaja en los dosieres de la plataforma desde 2009. “Sus métodos, sus intuiciones, fueron reproducidos en todas partes”.

Sin embargo, a partir de 2011 varios diarios que trabajaban con Wikileaks empezaron a estimar que las publicaciones eran susceptibles de “poner algunas fuentes en peligro”. Una crítica retomada por Snowden, que como exconsultor de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA), reveló programas de vigilancia masiva.

La publicación de correos electrónicos del Partido Demócrata de Estados Unidos, que facilitaron la eliminación de Hillary Clinton en las elecciones frente a Donald Trump, y de mensajes internos de la campaña electoral de Emmanuel Macron, reforzaron las dudas. Se divulgaron además informaciones personales y sensibles, sin interés para la sociedad.

“No se reveló ningún documento falso”, defiende Maurizi. “Y fueron publicados en el mejor momento para asegurar un impacto”.

Los servicios de inteligencia estadounidense establecieron desde entonces que los correos del Partido Demócrata habían sido obtenidos por piratas rusos en el marco de una campaña de Moscú para influir en las elecciones estadounidenses.

– Colaboración internacional –
Pero estos volúmenes de información masivos también han servido para que periodistas de todo el mundo colaboren conjuntamente en investigaciones, más allá de la competencia entre cabeceras.

El escándalo de los “Papeles de Panamá” fue revelado en abril de 2016 gracias a un centenar de diarios reunidos bajo el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación. “Los hechos ahora tienen repercusiones mundiales. Necesitamos plataformas globales”, según Maurizi.

Cada vez más periodistas trabajan con denunciantes quienes pueden aportar miles de páginas de pruebas de lo que sostienen.

El Parlamento Europeo votará por otro lado el lunes un paquete de medidas para proporcionar una mayor protección a los denunciantes, frente a las represalias económicas y a las campañas de desgaste judiciales que emprenden sus patrones.

El fenómeno ha llevado además a cada vez más periodistas a comunicar mediante mensajería encriptada, como Signal y Wire.

Y a guardar sus documentos en servidores seguros para evitar una vigilancia informática generalizada de la que ahora ya son plenamente conscientes.

Most Popular Topics

Editor Picks