Dan lectura íntegra a la sentencia por crimen de Emely 0 28

Los jueces del Segundo Tribunal Colegiado del Distrito Judicial de la provincia Duarte dieron lectura ayer a la sentencia condenatoria en contra de Marlin Martínez y su hijo Marlon, en una audiencia que se extendió por cinco horas y 20 minutos, en la que se condena a la primera a cinco años de cárcel y al segundo a 30 años de reclusión por el crimen de la adolescente embarazada.

La lectura de la sentencia que consta de 200 páginas, comenzó a las 11.46 minutos de la mañana con la orden de apertura de la presidenta del tribunal, María de los Ángeles Concepción, y que integraron los jueces Arelis Camacho Cáceres y Víctor Inoa. Concluyó a las 5:06 de la tarde.

Adalgisa Polanco, madre de Emely Peguero Polanco, junto a una hija, abandonaron la sala dos horas antes de que concluyera el proceso. Mientras el padre la adolescente asesinada, Genaro Peguero, aunque en horas de la mañana estuvo por los alrededores del tribunal, no asistió.

La audiencia estaba pautada para las 9.00 de la mañana, pero comenzó dos horas y 46 minutos después, porque previamente se conocieron otros diez casos, la mayoría aplazados.

Marlin y Marlon fueron llevados al tribunal y aunque estaban sentados juntos, nunca se dirigieron la palabra, ni siquiera miradas intercambiaron.

Pero Ingrid Hidalgo, abogada de Marlin, y Ricardo Reyna, de la defensa de Marlon, no asistieron.

También se ausentó José Luis Martínez Hopelman, abogado de la familia Peguero Polanco, aunque sí lo hizo su asistente Noel Medina.

En los alrededores del tribunal se observaron miembros de los cuerpos especializados de la Policía con sus rostros cubiertos, junto a miembros del Ejército Nacional.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El pozo de Villa Tapia podría ser gas natural 0 33

Gran sorpresa ha provocado entre residentes de la comunidad de La Guásuma, la existencia de un pozo que emana una sustancia que aparentemente se trata de gas natural.

Sin embargo, los técnicos no han determinado de qué se trata, aunque estiman que tiene un componente de hidrocarburos.

La emanación surge de un orificio que hicieron empleados en una finca propiedad del hacendado Julio Cabrera para suplir agua a una granja de gallinas ponedoras.

El encargado de la finca, Derlin Paulino, explicó que mientras realizaban una excavación notaron una humedad rara y que alguien le dijo que se trataba de un carburante.

Indicó que prendieron un fósforo y que tras lanzarlo al pozo levantó una llamarada potente.

El Ministerio de Energía y Minas tiene apostados dos militares que impiden la entrada de curiosos al lugar.

El lunes, técnicos de esa dependencia se trasladaron al lugar y tras tomar muestras, no descartaron que se trate de gas natural.

En los alrededores del pozo, los técnicos y autoridades colocaron una valla con cintas en las que advierten a los trabajadores y demás personas que no deben acercarse hasta la perforación por el peligro que puede representar para su salud.

Ayer periodistas del Listín Diario llegaron al lugar, pero no se le permitió entrar al área del pozo.

Los técnicos de Energía y Minas dijeron que están realizando los estudios geológicos de lugar para determinar la dimensión del fenómeno.

Los expertos estimaron que la sustancia es inflamable, por lo que se ha restringido hasta un kilómetro la presencia de personas, como medidas preventivas.

La zona donde aparece la emanación forma parte del bloque Cibao Oriental con potencial de hidrocarburos, donde el Ministerio de Energía y Minas había rescatado 632 kilómetros de líneas sísmicas y ahora el área está siendo agregada al proceso de subasta que será lanzado próximamente.

Advierten habrá que comprarles sus fincas
El ambientalista y agricultor Pedro Sánchez Villar, quien reside en la cercanía de la finca, dijo que de comprobarse que se trata de gas natural u otra sustancia inflamable a ellos hay que desplazarlos del lugar, pero hay que comprarles sus propiedades.

Dijo que estuvo presente en la muestra y que pudo observar las llamaradas que levantó el pozo cuando hicieron fuego, por lo que dijo que si no es gas, es una sustancia que contiene hidrocarburos.

Mientras Alberto Sosa, también nativo del lugar manifestó que se encuentran asombrados. Los técnicos y autoridades les han manifestado que no representa peligro para la población.

Diariamente, en los alrededores de la finca llegan decenas de personas que tratan de entrar para observar la emanación, pero soldados lo impiden.

Most Popular Topics

Editor Picks